Para no tropezar

pexels-photo-587836.jpegCuando empiezas algo, probablemente pueda terminar de dos maneras. La primera, siendo un completo desastre. La segunda, convirtiéndose en alguna de esas cosas que te hacen suspirar sin darte cuenta.

Todo tiene un principio, un recorrido y un final. Puede que sea uno de esos finales que esté lleno de piedras, pero del que empieza a brotar algo que busca salir a la superficie y respirar.

Te encuentras en una situación donde tus ojos están cubiertos por ese tipo de materiales que no dejan pasar la luz y de pronto estás totalmente a oscuras , así pasa un lapso de tiempo….Y entonces, después de muchas caídas, tropezones, unas cuantas raspadas y cortadas, empiezas a ver una luz a lo lejos, que cada vez se acerca más y más…

Empiezas a reconocer ciertas cosas y te das cuenta con qué obstáculos estabas tropezando, comienzas a ver todo más claro y sientes un vacío grande, ese que la venda cubría y el que no sentías porque no te permitías ver.

Y aunque te entristece darte cuenta que las cosas que imaginabas estando a oscuras, no están y no son de la forma que esperabas que estuvieran, tus heridas poco a poco van sanando porque ya sabes con qué no tropezar.

-Mari Carmen M.Cano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s