Persigamos la locura

locura bloogVivimos en un mundo ególatra, avaro y mentiroso, lleno de sufrimiento e injusticia. Vivimos en un mundo en donde el bueno paga los platos rotos del maldito, donde el dejado es víctima del abusivo, donde la bondad es vista como flaqueza y donde el odio reina en los corazones.

Corazones  podridos, vacíos de sueños pero llenos de pesadillas, vacíos de ilusiones pero llenos de artimañas. Corazones que valoran más ver sufrir al otro, que  la paz propia. Corazones que se llenan con enojo, que se alimentan de envidia.

Corazones a los que cada día los sentimientos les importan menos. Sentimientos que no tienen cabida en las charlas de la vida, que se devalúan cada día más, que dejan de tener relevancia. Corazones que habitan cuerpos vacíos que siguen al rebaño, zombies que persiguen anatomía sin importarles la filosofía. Egoísmo andando, vanidad pura.

Y llámame loco, pero me rehúso a perseguir lo físico, a creer que el mejor es quien posee más, a seguir el camino trazado ya por generaciones, recorrido por ciegos, y andado por descorazonados, llenos por fuera pero vacíos por dentro.

Y di que he perdido la cordura pero defiendo mi libertad, mi libertad de creer en lo que yo quiera, mi libertad de hacer cosas sin sentido, de desafiar al sistema. Mi libertad de perseguir cosas intangibles, de luchar por bienes inmateriales, de buscar más allá del horizonte.

Y si creer que la vida es más que caras bonitas y carros hermosos es locura, volvámonos locos. Seamos esos locos que creen poder cambiar al mundo robando sonrisas, seamos de esos insanos que creemos poder mejorar este lugar besando almas, seamos de esos maníacos cuya riqueza se mida en alegrías vividas.

Seamos de esos enfermos mentales, juzgados así por llevar a la bondad de estandarte, a la generosidad de himno, y a la honestidad de guía. Seamos de esos rebeldes de mente, amantes de esencias, capitanes de almas. Seamos más que sólo sangre, admiremos más que solo piernas, amemos más que solo objetos. Seamos más que etiquetas, persigamos más que dinero, busquemos más que tesoros tangibles.

Apoyemos al soñador, rescatemos la humildad, luchemos por la alegría, destruyamos a la monotonía. Matemos el egoísmo, destruyamos la vanidad. Acabemos con los prejuicios, hagámosle genocidio al odio. Olvidemos la cordura, pero siempre defendamos la locura.

Pablo López Navarro

Simplemente no fue suficiente

El día aún no nace y yo ya amanecí. Me levanté después de verte en un sueño. Desperté sin razón aparente, tal vez es mi subconsciente. Pero el soñarte me aterra, por alguna bizarra razón tu fantasma me persigue, me atormenta y en plena madrugada me despierta.

No sé si el arrepentimiento me invade, no sé si el que ya no estés me duele, pero te extraño y estar contigo ya no se puede. Tus visitas nocturnas provocan mi insomnio, algo me querrás decir pero al soñarte me asombro. La impotencia de no tenerte me destruye, los buenos recuerdos se desvanecen y hoy despierto porque soñarte ya no es suficiente.

En sueños estás pero eso no me sabe, te encuentro seguido en el mundo de Morfeo, pero no puedo ni abrazarte. El sólo pensarte pone agua salada en mis ojos; sin saber por qué, te necesito.

No supero tu partida, porque no te expresé mis sentimientos lo suficiente.  Tus últimos días intente remediarlo pero el sol no se tapa con un dedo. Los últimos días traté de estar contigo, y al ahora pensar en esos momentos que murieron sin vivir me desespero. El no poder hacer nada para ayudar aún me persigue y los recuerdos vanos que me dejó mi desprecio no me llenan.

Porque ya no recuerdo cuando fue la última vez que te dije que te quería, pero si recuerdo cuando fue la última vez que te mentí. Porque no puedo acordarme de la última vez que dibujé en tu rostro una sonrisa, pero si recuerdo la última vez que te hice llorar.

Y talvez por eso despierto, tal vez la impotencia me desespera y me quita el sueño, talvez tu fantasma  no me deja en paz, porque jamás fui lo suficientemente bueno, y jamás lo seré. Te fuiste de este mundo sin razón aparente, y quien soy yo para juzgarte pero nunca tuve el tiempo de decirte  que si llegué a amarte, que te necesitaba, que entendía pero que no quería partir dejarte.

Oculté mis sentimientos tras una fortaleza falsa, tras un entendimiento burdo. Tapé mi dolor con un orgullo y la frase de que los hombres no lloran y me propuse no mirar atrás, no pensar en los momentos jamás vividos, ni en las alegrías jamás sentidas. Traté de seguir adelante sin ti, traté de simplemente olvidarte, de a mi mente ya no traerte.  Intente evitar sufrirte con falsa valentía, con una fortaleza tan falsa como mis sueños.

Y creo que es por eso que hoy despierto en plena  madrugada, con tu recuerdo latente, con dolor, miedo e impotencia quemando en mi pecho. Esa valentía que pregonaba se extinguió, te extraño con todo el corazón y el sólo pensarte me hace llorar sin alguna razón.

A 4 años ya de tu partida, todavía no te supero, todavía no logro quitarme de encima la desesperación de no poder verte, todavía no dejo de recordar cómo no te dije suficientes te quiero, y es que simplemente todavía no supero el no poder abrazarte.

Tu partida me ha dolido, tu ausencia me destroza pero el arrepentimiento de no haberte disfrutado lo suficiente es lo que en pleno amanecer me pone a temblar, porque mi tiempo  contigo simplemente no fue suficiente.

Pablo López Navarro.