Persigamos la locura

locura bloogVivimos en un mundo ególatra, avaro y mentiroso, lleno de sufrimiento e injusticia. Vivimos en un mundo en donde el bueno paga los platos rotos del maldito, donde el dejado es víctima del abusivo, donde la bondad es vista como flaqueza y donde el odio reina en los corazones.

Corazones  podridos, vacíos de sueños pero llenos de pesadillas, vacíos de ilusiones pero llenos de artimañas. Corazones que valoran más ver sufrir al otro, que  la paz propia. Corazones que se llenan con enojo, que se alimentan de envidia.

Corazones a los que cada día los sentimientos les importan menos. Sentimientos que no tienen cabida en las charlas de la vida, que se devalúan cada día más, que dejan de tener relevancia. Corazones que habitan cuerpos vacíos que siguen al rebaño, zombies que persiguen anatomía sin importarles la filosofía. Egoísmo andando, vanidad pura.

Y llámame loco, pero me rehúso a perseguir lo físico, a creer que el mejor es quien posee más, a seguir el camino trazado ya por generaciones, recorrido por ciegos, y andado por descorazonados, llenos por fuera pero vacíos por dentro.

Y di que he perdido la cordura pero defiendo mi libertad, mi libertad de creer en lo que yo quiera, mi libertad de hacer cosas sin sentido, de desafiar al sistema. Mi libertad de perseguir cosas intangibles, de luchar por bienes inmateriales, de buscar más allá del horizonte.

Y si creer que la vida es más que caras bonitas y carros hermosos es locura, volvámonos locos. Seamos esos locos que creen poder cambiar al mundo robando sonrisas, seamos de esos insanos que creemos poder mejorar este lugar besando almas, seamos de esos maníacos cuya riqueza se mida en alegrías vividas.

Seamos de esos enfermos mentales, juzgados así por llevar a la bondad de estandarte, a la generosidad de himno, y a la honestidad de guía. Seamos de esos rebeldes de mente, amantes de esencias, capitanes de almas. Seamos más que sólo sangre, admiremos más que solo piernas, amemos más que solo objetos. Seamos más que etiquetas, persigamos más que dinero, busquemos más que tesoros tangibles.

Apoyemos al soñador, rescatemos la humildad, luchemos por la alegría, destruyamos a la monotonía. Matemos el egoísmo, destruyamos la vanidad. Acabemos con los prejuicios, hagámosle genocidio al odio. Olvidemos la cordura, pero siempre defendamos la locura.

Pablo López Navarro

Sociedad ¿qué pedo?

Cuando digo sociedad me incluyo. Cuando menciono sociedad me refiero al conglomerado de generaciones que hemos creado el monstruo que somos. Hablo en plural, porque aunque sea en menor escala, todos somos partícipes de esta asquerosidad. Hemos creado una sociedad en donde el dinero manda por encima de los valores y principios morales, hemos creado una sociedad en donde el rico es más que el pobre, en donde al millonario se le alaba y al pobre se le discrimina.

Vivimos inmersos en juicios y prejuicios que etiquetan todo. Un sinfín de críticas que lo único que hacen es privarnos de conocer la verdadera esencia del mundo, la verdadera naturaleza de  las cosas. Una innumerable cantidad de ideas erróneas que nos causamos por culpa de los estereotipos, que lo único que hacen es encadenar a la mente, privar a nuestra alma y suprimir nuestra expresión natural.

Pensamientos que prohíben la libertad humana con la que nacemos, juicios que lo único que logran es encajonar a la humanidad en un status quo, que pobre de aquel que sea lo suficientemente fuerte como para tratar romper, pues se enfrentará a una cantidad inmensa de críticas, de prejuicios, de comentarios venenosos y del desprecio de los demás, arriesgando su aceptación dentro del demonio al que pertenecemos.

Y he aquí donde pregunto, sociedad ¿Qué pedo? ¿Qué ganamos con discriminar, que ganamos con creer ser mejor que los demás, que ganamos con intentar hacer menos al otro para poder así resaltar, que ganamos con alabar al que posee belleza, y voltearle la cara al feo? ¿Qué no sabemos que los dos son humanos, creados de los mismos materiales, con la misma esencia y naturaleza divina?

¿Qué queremos lograr tratando de encajar en una cárcel que lo único que va a traer consigo son cadenas? ¿Qué ganamos con tratar de acallar al que intenta ser diferente? ¿Qué intentamos cuando tiramos veneno emocional al prójimo sólo porque se expresa distinto a nosotros?

¿Porque seguir un modelo de cómo vivir, porque tratar de copiar la idea que los medios y redes sociales venden de lo que en realidad es vivir? ¿Porque creerles que aquel que bebe más alcohol y tiene más mujeres es el más hombre? ¿Porque esclavizar a la mujer a la belleza, convirtiéndola en un simple trofeo? Mujeres, ¿porque querer ser ese trofeo?

Talvez sea el miedo a ser diferente, o el miedo al qué dirán, pero las mejores personas son aquellas que inventan su propia forma de vida, aquellas que rompen con los prejuicios y liberan su alma, aquellas personas que se atreven a ser felices a su manera, sin escuchar a los demás. Aquellas personas que son tan valientes como para dejar en paz a los demás, y permitirles la misma libertad de expresión que ellos pregonan.

Y cada quien es libre de vivir como su intelecto le mande, sólo invito a reflexionar, a darnos cuenta que hay otra manera de ser, que hay una salida por la tangente donde se puede volar libremente, un lugar en donde si te atreves a probar tu libertad, la vida comenzará.